Hidratación

Hasta los 2 años, la piel de su hijo es frágil e inmadura: aún es vulnerable a las tensiones externas (frío, viento, sol, aire seco ...), se irrita fácilmente y, a veces, es propensa al enrojecimiento. Es importante hidratar y proteger la piel de su bebé.